fbpx

La era de los perros redondos: La obesidad en nuestros perros.

  1. ¿Por qué son la obesidad y el sobrepeso tan frecuentes en perros? 
  2. Riesgo en los perros obesos
  3. ¿Como crear un plan para perder peso? 

Como dice el viejo dicho, “la forma de llegar al corazón es a través de la comida.” Muchas veces abusamos de este principio con nuestros perros y, si bien es verdad que es una manera auténtica para fortalecer nuestra relación con ellos, si lo hacemos en exceso terminamos con unos perritos redondos. Es común hoy en día que veamos perros gorditos e inclusive nos llegan a parecer tiernos así de rechonchitos. Por esta razón, me parece importante que hoy toquemos este tema de la obesidad y el sobrepeso, para aprender cómo podemos lidiar con esto en casa.

La obesidad en los perros y gatos es un problema cada vez más frecuente. Los estudios recientes de la asociación ¨Pet Obesity Prevention¨ (2018) indican que el 54% de los perros tienen algún tipo de sobrepeso en América, de éstos poco más del 25% son obesos, lo cual significa que son perritos que tienen un alto riesgo a contraer los daños que la obesidad acarrea consigo. Al igual que ocurre en los humanos, la obesidad es una enfermedad crónica ya que pone al organismo en una inflamación constante llevando a la aparición de otras enfermedades que hablaremos más adelante.

Es importante entender a qué nos referimos con obesidad y sobrepeso ambos se refieren al acúmulo excesivo de tejido adiposo (grasas) en el organismo. En los perros, al igual que en los humanos medimos el grado de obesidad según el índice de grasa corporal que tenga: mientras más alto el porcentaje, el perro está en un mayor riesgo en su salud.

Ahora bien, cuando hablamos de sobrepeso nos referimos a perros que tengan entre 10% hasta 20% grasa corporal sobre su peso ideal y en la obesidad nos referimos a perros que tienen más de 20%
  1. ¿Por qué son la obesidad y el sobrepeso tan frecuentes en perros?

Pues, existen dos principales factores que nos llevan al sobrepeso en nuestros perros, aquí conversaremos un poco acerca de ellos para que logremos identificar qué es lo que está ocurriendo con nuestros perros y cómo podemos alterar ciertas conductas para evitar que sigan aumentando de peso.
Uno de estos factores está estrictamente relacionados al animal en cuestión. Según la investigación realizada por el Dr. Bland et. al., los casos de obesidad ocasionada por factores intrínsecos del animal ocupan solo el 3% de la probabilidad de riesgo que lleva a que nuestros perros ganen peso.
El segundo y principal factor son las acciones que tomamos nosotros, sus guardianes, las cuales comprenden el 97% del riesgo a llevarlos a la obesidad, dentro de todos los casos que evaluaron en dicho estudio. ¿Pero entonces qué engloba estos dos grandes factores? Ananilcemos cada uno:

  • Factores específicos relacionados al animal (3%) incluye:
    • Factores genéticos y razas con mayor predisposición aumentar de peso:

Aquí tomamos en cuenta la predisposición de ciertas razas de ganar peso a causa de mutaciones en varios genes (POMC en labradores retriever) y en otros casos por la genealogía de acuerdo al propósito funcional de cada raza, es decir, razas con un requerimiento energético metabólico alto como ser: beagle, pug, dachshunds, basset hounds, todos correspondientes a una misma familia. 

Por otra parte, otras razas como dálmata, rottweiler, boxer, shetland sheepdogs, scottish terrier, cairn terriers, cocker spaniels, golden retrievers y labrador retrievers; éstos tienen una mutación genética que los hace “adictos” a la comida. Finalmente, también existe el rol genético en ciertas razas que fueron creadas para compañía (toys), la cual los lleva a tener una mayor predisposición como ocurre en el caso del Pug. 

    • Edad:

Al igual que nosotros los humanos, conforme los perros envejecen su tasa metabólica disminuye, es decir, queman menos calorías, por lo que se vuelven más propensos a engordar. Por otro lado, cuando son cachorros tienen un apetito muy grande por lo que se demostró que en perros que se les da comida ad libitum (sin medida) pueden llegar a crecer con sobrepeso.

    • Sexo y esterilización

No se ha demostrado que un género esté más predispuesto que otro, pero sí se identificó que por regla general las hembras tienen un mayor % de grasa que los machos. En cuanto a la esterilización sí existe una correlación entre perros esterilizados y perros obesos. Esto se debe que al remover los órganos sexuales, se reduce la tasa energética que estos mismos consumen, además que aparece también una leve reducción de su actividad al no tener una época de actividad sexual por lo que si el perro sigue comiendo la misma cantidad de comida que antes de su esterilización, lo más probable es que termine aumentando de peso más rápidamente que otro entero. Para estos casos, simplemente se requiere cambiar sus hábitos de comida luego de esterilizarlos.

      • Desbalance metabolico

En algunas ocasiones, cuando el perro no ha cambiado de hábitos de alimentación, come la cantidad adecuada y tiene buen nivel de actividad física pero aún así repentinamente aumenta de peso, puede deberse a desbalances hormonales como hipotiroidismo e hipertiroidismo, síndrome de cushing y addison.

  • Factores relacionados al humano (97%):
    • Tipo de dieta y método de alimentación

Un punto muy importante, la comida abarca el 70% del éxito en un plan para perder peso. El acceso a comida todo el día y sobre todo, a las comidas con bastante sabor y altas en calorías, son las mayores causas de obesidad; sumado a esto, la gran cantidad de comida que les damos. Muchas veces nos guiamos por que piden comida y  así les aumentamos cada vez más la ración lo cual puede llegar a ser un problema. El tipo de comida debe ser el adecuado para su etapa de vida, debemos seguir las recomendaciones que vienen adjuntas. Por otro lado las golosinas o “snacks” así como las sobras en la casa no son ideales para administrarlas de forma diaria; deben ser en cantidades moderadas y, como regla general, siempre tratar de evitar las harinas y grasas. 

    • Actividad física

Hoy en dia los perros están en departamentos o dentro de casa en espacios reducidos, acompañando a sus compañeros humanos pero sin hacer el mínimo de actividad física necesario. Aún pese a esta carencia de ejercicio, muchos siguen comiendo como si la hicieran, llevándolos a ganar peso. 

Tenemos que entender bien la raza de nuestros perros para ver qué cantidad de actividad física necesitan. Dicho en otras palabras, conocer la alta tasa de demanda y gasto energético metabólico que tienen,  las cuales vienen muy de la mano con el propósito de cada raza. Por ejemplo, la raza Beagle, suelen ser uno de los perros que rara vez vemos “en forma” en la ciudad y esto se debe a que esta raza fue creada originalmente para cazar como todos sus parientes sabuesos (Hounds en inglés) por lo que, por su naturaleza, son bastante activos; pueden correr por horas y les encanta por lo que a la hora de comer también  devoran para compensar todo ese gasto energético. ¿Pero qué pasa cuando están en casa sin mucha actividad? Tienden a comer más y quemar menos grasas llevando a su aumento de peso rápidamente, especialmente al pasar los 5 años.

    • Medio ambiente, entorno y actitud de la familia en el hogar

En este caso se observa que la mayoría de perros con sobrepeso no tienen un estilo de vida perruno (propio de su especie), si no que llevan uno más humanizado en donde sus propietarios o guardianes los consideran únicamente como seres de compañía sin tomar en cuenta su actividad física, horas de juego y la cantidad de comida que necesitan. Suelen guiarse, más que por su necesidad fisiológica de alimento, por su conducta de “pedir comida” que muchas veces es una mala interpretación de la ansiedad. Por otro lado, están los perros de departamento que al tener un espacio tan reducido para jugar, tienden a ser más sedentarios. Y finalmente, hay la tendencia denominada Fat Gap en la que muchos no reconocemos cuando nuestros perros están con un mayor peso del que deberían, esto se debe a que estamos acostumbrados y normalizamos el hecho de ver perros con sobrepeso.

Aunque suene alarmante, muchas veces no nos damos cuenta de que el estilo de vida que llevan nuestros amigos caninos no es el adecuado para su especie, por lo que es ideal analizar y preguntarnos cómo están.


2. Riesgo en los perros obesos

Ahora sabemos a fondo qué es lo que causa que nuestros perros ganen peso con tanta frecuencia. Es importante entender cuál es el riesgo que esto acarrea en su salud. 

Cuando los perros (al igual que los humanos) tienen grasa en exceso, su organismo entra en un estado de inflamación constante; esto se debe, como fue demostrado en recientes estudios, a que las grasas no solo almacenan energía sino también segregan citocinas y hormonas conocidas como Péptidos derivados de la grasa (Adipoquinas, leptina,TNF-α,etc). 

Éstas influyen en el organismo como pro inflamatorios y relacionados en la aparición de enfermedades relacionadas a la obesidad que mencionaremos más adelante. 

 

Por otro lado se sabe que el organismo con exceso de grasa está en un constante estrés oxidativo, esto significa que sus células están dañando y debilitando su organismo en general. Al tener un cambaio tan grande en su fisiología, todo procedimiento quirúrgico o tratamiento farmacológico debe ser alterado ya que su metabolismo es distinto. 

Por último, varios estudios realizados comparando la esperanza de vida con la obesidad encontraron que los perros con un porcentaje de grasa óptimo viven, en promedio, un 25% más que los perros con obesidad. 

Por estas razones, es muy importante que cuidemos la condición física de nuestros compañeros! Aquí les dejamos una tabla que muestra las distintas enfermedades que están relacionadas o exacerbadas por la obesidad.

Ahora que ya sabemos qué causa la obesidad y cuál es el riesgo que pone en la vida de nuestros perros podemos tomar acción y ayudar a que nuestros perros pierdan peso.
3.  ¿Como crear un plan para perder peso? 

Primero identifica en cómo está su condición corporal, esto te lo explico en este artículo (Linkear con cómo identificar si mi perro tiene sobrepeso). Cuando está con un sobrepeso leve (5.5/9 – 6.5/9) puedes simplemente reducir los snacks y la porción de comida que come diariamente y observar cómo evoluciona. En cambio si sus kilos de más son mayores ya considerandolo obeso, es importante crear un plan adecuado para que pierda de peso. Esto lo hacemos controlando las calorías que debe comer diariamente e implementando una rutina de ejercicios de acuerdo al estado de cada perrito. En estos casos, es importante que hagamos controles semanales o cada 2 semanas para ver cómo evoluciona a los cambios en su dieta. Lo que se busca es que de forma semanal baje de 1 al 2% de su peso corporal y así no más del 2% ya que no queremos quemar músculo. 

Aqui te dejó en 3 pasos las cosas que debes tomar en cuenta para tu perrito obeso:

  • El tipo de comida que está consumiendo

Cuando el sobrepeso es leve no es necesario cambiar a una dieta baja en calorías simplemente puedes iniciar reduciendo el 15% las calorías que come actualmente, pero si está en 6.5/9 en adelante si es necesario hacer un cambio a una dieta formulada para control de peso. Te explico por qué: 

Cuando usamos una comida para un perro sano, su formulación está hecha acorde a este perfil de perro y con el valor energético de la comida y fibra adecuada para un perro en mantenimiento. Si de pronto reducimos a la mitad está comida no solo reducimos las calorías si no también los nutrientes (proteínas, grasas, minerales, vitaminas) llevando a que nuestro perrito tenga una dieta deficiente y hambre en exceso. En cambio las dietas que son formuladas para apoyar la pérdida de peso son con alto valor energético es decir una porción pequeña aporta la cantidad adecuada de nutrientes, además su alto porcentaje en fibra evita el hambre y lograr que sea un plan a largo plazo. Los primeros días es normal que aumente un poco la ansiedad, es igual que en nosotros; cuando comenzamos la dieta sentimos el cambio pero luego nos vamos acostumbrando. Aquí es donde entra el siguiente punto.

  • Analizar el método de alimentación y snacks

Es muy importante que en tu plan de alimentación te asegures de darles pequeñas porciones varias veces al dia esto ayuda a mantenerlo satisfecho y acelerar su metabolismo. No dejar el alimento a libre disposición todo el dia y evitar dar solo 1 vez al día ya que el tiempo de ayuno prolongado puede causar problemas serios en la salud. Te recomiendo leer esta nota donde hablo netamente de los métodos de alimentación ideales (: ¿Cuántas veces al día debería comer mi perro?)

Por otra parte, es momento de cortar los snacks, como decía al inicio, probablemente nos gusta demostrar nuestro cariño con comida y nuestros perros lo saben, pero si estamos tratando de perros con sobrepeso u obesidad, hay que evitar los snacks entre comidas, especialmente los carbohidratos, grasas y nervios. Por el tiempo en el que los tengamos a dieta, tenemos que aferrarnos estrictamente a su comida. 

Si ves mucha en ellos mucha ansiedad entre comida y comida, aquí te doy unas recomendaciones de que puedes darles:

  • Pepino
  • Zucchini
  • Zanahoria
  • Manzana
  • Yogurt natural (máximo una cucharada al dia, puedes congelarlo en cubitos)
  • Apio
  • Arandanos

*Estos snacks no deben ser más del 10% de su dieta diaria.

  • Actividad física diaria

Al hablar de actividad física, no me refiero a salir a correr desde el día #1, si no hacerlo progresivamente analizando bien a cada perrito ya que hay que evitar sobreexigir a perros que tengan un alto porcentaje de obesidad. Esto no los excluye de moverse. Puedes llevarlos a nadar, caminar dentro de casa, por el barrio o en el jardín por 15 mins. Para perros que no tengan dolor articular, puedes hacer juegos con pelotas o su juguete favorito, salir a trotar, subir y bajar las gradas. En fin hay muchas formas que podemos estimular para que se mantengan activos, lo cual de alguna u otra forma no nos sienta nada mal a nosotros sus guardianes tampoco. 

Finalmente, al aplicar todos estos pasos lo importante es la paciencia. No es un proceso del todo sencillo en muchos casos; a veces, pierden peso al pie de la letra pero en otras ocasiones toca analizar por qué esto no está ocurriendo por lo que es importante al iniciar éste proceso hacerle una evaluación general para asegurarnos que no hayan desbalances metabólicos que estén llevando al aumento de peso. Lo ideal es hacerlo de la mano con tu veterinario de cabecera en conjunto con su nutricionista para analizar su salud en general. ¡No hay nada más gratificante que ver cuando comienzan a perder peso y les vuelven los ánimos y energías!

Los invito a reflexionar sobre este tema y tomar acción si ven que su perrito no está en su peso adecuado. Aquí estoy para guiarlos. Cualquier consulta que tengan estoy a su disposición.

M.v.z. Paloma Medina Salas
Veterinario Nutricionista
Fuentes:

Bland IM, Guthrie-Jones A, Taylor RD, Hill J. Dog obesity: Veterinary practices’ and owners’ opinions on cause and management. Preventive Veterinary Medicine 2010;94(3–4):310–315.
COURCIER, E.A., THOMSON, R.M., MELLOR, D.J. & YAM, P.S. (2010) An 474 epidemiological study of environmental factors associated with canine obesity. 475 Journal of Small Animal Practice 51, 362-7
Davison, L J et al. “The Canine POMC Gene, Obesity in Labrador Retrievers and Susceptibility to Diabetes Mellitus.” Journal of veterinary internal medicine vol. 31,2 (2017): 343-348. doi:10.1111/jvim.14636
Kealy RD, Lawler DF, Ballam JM et al. Effects of diet restriction on life span and age-related changes in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association 2002.

Tags: