fbpx

¿Cuántas veces al día debería comer mi perro?

Esta es una de las preguntas que nos hacemos frecuentemente todos los guardianes de perros. Muchas veces no sabemos o ignoramos que la rutina de alimentación de nuestros caninos puede intervenir en su salud. Aquí les explico un poco cuál es la forma ideal de alimentar a nuestros perros.

En primer lugar, entendamos que existen varias rutinas de alimentación y que los perros tienen una gran habilidad para adaptarse a su situación actual (así es como han venido sobreviviendo a las croquetas). Cada método de alimentación tiene sus pros y contras, veamos cuales son:

  1. Ad libitum (alimentación a gusto)
    Aquí es cuando dejamos el alimento en el plato todo el día y nuestro perrito escoge cuándo comer. Generalmente tienden a comer muchas comidas a lo largo del día.
    Pros: Es un método fácil y práctico para nosotros y puede que, hasta cierto punto, satisfactorio para ellos.
    Contras: Este método normalmente puede llevar a la sobrealimentación: hay perros que pueden comer sin parar y esto hace que sea especialmente difícil monitorear si está comiendo bien o no (especialmente cuando hay más de un perro en casa). Por otro lado, la comida entra en proceso de descomposición al estar en contacto continuo con la intemperie. ¡OJO: Considerar que vivimos en Santa Cruz de la Sierra, una ciudad extremadamente húmeda!. Esta exposición a la intemperie puede llevar a parasitosis o problemas digestivos.
    Conclusión: Este es un método del cual yo no soy fanática debido a que existen muchas variables que pueden llevar a problemas en la salud de nuestros perros en el largo plazo.
  2. Tiempo y porción controlado
    En este método dejamos el plato de comida en un horario definido durante el día y con una porción de comida no definida si no a gusto. En este método el perro es libre de comer durante éste periodo y tiende a adaptarse a esta rutina.
    Pros: Este método nos permite tener un mayor control sobre su alimentación y observar si nuestro perro está comiendo bien (muchas veces durante una enfermedad, la carencia de apetito es uno de los primeros síntomas en presentarse).
    Contras: El riesgo aquí es que puede activar el lado glotón de nuestros perros haciendo que coman de manera voraz y, pudiendo parecer que no se sacian con lo que le damos extra cantidad de comida, lo cual no es saludable en el largo plazo. El riesgo aumenta en el caso de los cachorros ya que ellos tienden a tener un umbral más alto para llenarse.
    Conclusión: Este método puede ser útil ya que no requiere mucho de nuestro tiempo, aún así puede llevar a que nuestros perros coman de más o muy rápido.
  3. Cantidad y Porción controlada
    Está es el método ideal y el que escogemos especialmente al tratar de perros con distintas patologías (enfermedades) ya que nos permite un mayor control de la dieta de nuestros adulados. Aquí se dan dos o más comidas al día, cada una con una cantidad controlada en base a su necesidad energética individual.
    Pros: Este método nos permite conocer mejor a nuestros perros, les damos el alimento en cantidades adecuadas y observamos los cambios que tienen día a día. Además, al dividir el alimento en varias porciones y comidas ayudamos a los perros con problemas de digestión, evitamos que pasen hambre y mantenemos un buen metabolismo a lo largo del tiempo.
    Contras: Requiere mayor inversión de nuestro tiempo y algo de conocimientos.
    Conclusión: Este es mi método favorito y el que promuevo con mis pacientes.

Ahora que ya sabes las distintas formas que en las que escogemos alimentar a nuestros fieles amigos, sus pros y sus contras. ¿La pregunta es cuántas veces deberían comer al día?

A mí, en lo particular, me gusta manejarme con el tercer método, como lo menciono anteriormente y distribuir las cantidades de acuerdo a cada perro, tomando en cuenta varios parámetros como: su estado de salud, la etapa de vida en la que se encuentra, y en algunos casos, según su nivel de actividad (perros atletas).

Aquí va una guía general de cuántas veces alimentar a tus perritos en base a la etapa de vida en la que se encuentran:

  1. Cachorros: dentro de esta categoría, se subdividen en 2 etapas:
    Lactantes (Edad 0 – 7 semanas): deben comer al inicio 12 veces al día (la mamá se encarga de dar la leche), luego van disminuyendo la frecuencia diaria gradualmente a medida que crecen.Cachorros (2 meses hasta 12 meses): deben comer entre 3 y 4 veces al día, hasta los 6 meses o hasta alcanzar el 60% de su peso adulto luego para luego pasar a comer entre 2 a 3 veces. Esta frecuencia de alimentación se debe a que los cachorros no toleran bajos niveles de glucemia y sus estómagos son de un tamaño reducido por lo que al darle pequeñas cantidades varias veces al día, permitimos a su metabolismo funcionar de la manera adecuada.
    IMPORTANTE: Cuando alimentamos a un cachorro, alimentamos no al perro pequeño que vemos delante nuestro si no al perro adulto que llegará a ser.
  2. Adultos (1-7 años): Los adultos deben comer entre 2 a 3 comidas al día. Nunca una vez al día, ya que el ayuno de 24 hrs puede llegar a ser riesgoso para el animal. Los perros que comen una vez al día suelen mostrar vómitos frecuentes (vómito espumoso) que sugiere una gastritis, tienden a comer el alimento muy rápido llevando a posible regurgitación o gases, el pico de glucosa es muy inestable pudiendo poner en riesgo su metabolismo e incita que los perros rueguen por comida o busquen otras alternativas como: comer basura, insectos, etc.
  3. Seniors (mayores a 7 años): Para esta etapa se sugieren 3 a 4 comidas al día. En este punto recomendamos aumentar la frecuencia de alimentación para ayudar en la digestión, los perritos de edad avanzada tienen una digestión más lenta y en muchas ocasiones les cuesta absorber bien los nutrientes o tienen problemas de funcionamiento en el riñón y/o hígado. Dividiendo sus comidas en pequeñas porciones varias veces al día ayudamos a que esta pequeña cantidad sea digerida y absorbida de forma más eficiente.

¿Con qué método alimentas vos a tu perrito? Si tienes alguna duda o quieres agendar una consulta nutricional, ¡contactanos!

Dra. Paloma Medina S.

 

Fuentes:
Richard D. Kealy, Dennis F. Lawler, Joan M. Ballam, Sandra L. Mantz, Darryl N. Biery, Elizabeth H. Greeley, George Lust, Mariangela Segre, Gail K. Smith, and Howard D. Stowe. Effects of diet restriction on life span and age-related changes in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association, May 1, 2002, Vol. 220, No. 9 , Pages 1315-1320

(https://doi.org/10.2460/javma.2002.220.1315)