fbpx

¿Tu cachorro tiene un carácter incontrolable? !puede que sea un adolescente!

Todo padre que crió a un hijo que atravesó la adolescencia sabe la gran tarea que esto implica: los momentos del ‘sabelotodismo’, cuando nos ignoran, cuando prefieren estar en cualquier lado que no sea estar con la familia. Pues pese a que no hayas criado a un humano antes, puede que te hayas encontrado con esta misma conducta en tu familia canina.

Si tu perro repentinamente ignora los comandos que aprendió en meses previos como “sit (siéntese)”, “ven” o cuando lo llamas por su nombre o con su silbido característico y no te da bola, no te preocupes, no sos el único al que le pasa esto. Un reciente estudio realizado en el Reino Unido (UK) demostró que los perros atraviesan por una fase de rebeldía en la adolescencia (entre los 5 a 8 meses de edad, en algunos casos extendiéndose hasta el primer año) y pueden ser tan tercos como un adolescente humano navegando en un mar de hormonas en busca de independencia.

¿Cómo se desencadenó este estudio?

Los investigadores observaron la conducta de 70 perros que estaban siendo entrenados para ser perros lazarillo desde los 5 meses hasta los 8 meses de edad. Entre las razas de estudio estaban: pastores alemanes, golden retrievers, labradores y mezclas de estas razas. Detectaron que los perros más cercanos a los 8 meses estaban doblemente predispuestos a ignorar los comandos del guardián, lo que los llevó a cuestionarse que no era que los perros no sabían cómo obedecer los comandos, era que simplemente escogieron ignorarlos. Lo curioso es que esta conducta sólo ocurría cuando el guardián decía el comando pero cuando algún tercero lo decía, los sujetos de estudio hacían caso! ¿Te suena familiar?

En una entrevista en la BBC, la Zoóloga Dr. Naomi Harvey cuenta “Hemos sido capaces de demostrar por primera vez que los perros en este periodo demuestran conflictos en su conducta caracterizada por una disminución en su obediencia durante la pubertad… Conducta dirigida sólo hacia el guardián con el cual formaron el vínculo más fuerte”. Durante el estudio también colectaron datos de 285 guardianes de perros guía que revelaron resultados similares. Esto trajo la conclusión de que los perros menores a 5 meses y mayores a los 8 meses son mucho más fáciles de ser entrenados que cuando están en esa fase de adolescencia.
La Dra. Harvey añadió: “La fluctuación hormonal y la remodelación del cerebro puede causar muchas alteraciones de conducta… Lo preocupante es cuando los dueños no se dan cuenta que sus mascotas pueden estar solamente pasando por una fase temporal, ya que en Estados Unidos este rango de edad es el que mayormente terminan acabando en refugios”. Según como mencionan en la entrevista, la fase es absolutamente temporal y puede ser de mucha ayuda cuando los guardianes están conscientes de este cambio y que es importante acompañar con paciencia mientras se transforman en perros adultos, al final todos fuimos adolescentes alguna vez.


¿Cuáles son los indicadores que están en esta etapa?

Entre los indicadores de esta etapa están: Aumento del nivel de energía, mayor curiosidad e interés en su entorno (buscan su independencia), conducta destructiva como masticar cosas prohibidas, ladrar de forma excesiva a todo lo que quieren. No escuchar tus comandos (probablemente el indicador más grande) cuando sabes que sí entiende el comando, solo escoge no hacerte caso ya que tiene otros intereses o estímulos pendientes. Escoger no comer su comida u optar por robar / pedir tu comida.

Según Anthony De Marinis, un entrenador animal y consultor del estudio indica que la raza de tu perro puede influenciar en qué tan acentuada y que tan larga sea esta fase. La adolescencia más aguda es en la mayoría de los casos hasta los 8 meses de edad, en otros hasta el 1er año.

¿Ahora, qué hacer al respecto?
Lo primero es estar consciente que esta fase existe, es normal y es temporal, es decir, no durará para siempre. Esto no significa que tu perro sea un mal perro o que su entrenamiento esté en regresión. Otro factor muy importante es comenzar el entrenamiento de tu perro en una etapa temprana y de forma consistente, idealmente desde las 8 semanas de edad. Es durante esta fase temprana que las experiencias de tu perro tienen un mayor impacto para forjar su carácter.
Según recomendaciones del estudio, si como guardián te esfuerzas en darle un buen adiestramiento y asegurarte de socializar a tu perro de forma adecuada, su fase de adolescente puede que no sea tan complicada. Si tu perrito está teniendo esta fase de manera muy acentuada es importante reforzar en este periodo el entrenamiento básico así como reforzar la buena conducta, según recomienda el entrenador Anthony De Marins.

Para evitar la conducta destructiva de esta edad es importante aumentar su actividad física y la estimulación mental a través de ejercicio, de preferencia en la primera hora del día. Por otro lado, permitir que descarguen su energía conociendo nuevos perros y nuevos ambientes para explorar. También son de gran ayuda los juguetes de estímulo olfatorio como los kong o algunos que puedes crear en casa. ¡Siempre ten en mente que no es que tu perro olvidó todo lo que le enseñaste si no que su nivel de concentración está disperso por la cascada hormonal! Piensa en cómo te comportarías con un niño de 13 años, hay que ser pacientes y consistentes.

Ref: https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rsbl.2020.0097

https://www.bbc.com/news/newsbeat-52648436
https://www.sciencemag.org/news/2020/05/dogs-get-difficult-when-they-reach-adolescence-just-human-teenagers