fbpx

CONOCIENDO A LAS RAZAS: #1 – BEAGLE

El tener un perro de mascota no es solo un privilegio para quienes gozamos de su compañía y de su cariño, sino que también es una enorme responsabilidad, debido a que de nosotros depende darles lo mejor que esté a nuestro alcance para que puedan vivir una vida digna y, por qué no, próspera. Para esto es muy importante tomar una decisión informada sobre aquella raza de perros que tenemos interés de adoptar como parte de la familia, antes de hacerlo. Hacemos este espacio ya que es importante informarnos bien sobre el carácter y rasgos comunes de la raza que deseamos que nos acompañe por los próximos años, para así analizar si ésta se adapta o no a nuestro estilo de vida.

Hoy hablaremos de los BEAGLES 🐶

Estos perritos pequeños de tamaño pero de corazón enorme están siempre listos para robarse el cariño de toda la familia, niños y adultos por igual. Tienden a ser muy divertidos, curiosos y traviesos, sobre todo en sus primeros años de vida. Por este mismo carácter curioso y travieso a la hora de ser adiestrados requieren de mucha paciencia, persistencia y ejercicios creativos.

DATOS CURIOSOS SOBRE LOS BEAGLES

Es una raza que pertenece al grupo de los Hounds (sabuesos) que los agrupa un rasgo que viene de sus ancestros: el ser excelentes cazadores. A algunos de los perros de este grupo se les conoce por su agilidad para correr; otros como el Beagle, son conocidos por ser “guiados por sus narices” (es decir, tener un excelente olfato). Esta habilidad los ha posicionado como excelentes compañeros de caza ya que son super efectivos siguiendo rastros de las potenciales presas. Para estos perritos no existe mayor satisfacción que cuando recorren caminos nuevos con la nariz pegada al suelo. Además, tradicionalmente estos perritos fueron criados para cazar en manada por lo que disfrutan de la compañía de otros perros y humanos.

Los beagles descienden de los sabuesos utilizados en jaurías por cazadores de pie en Inglaterra, Gales y Francia. Para cacerías a caballo, se utilizaba una variedad conocida como «beagles de bolsillo» porque medían menos de 25 cm y podían literalmente llevarse en el bolsillo de una chaqueta hasta el lugar de inicio de la cacería. El beagle común es más conocido como cazador de roedores, en especial conejos, aunque esta raza también ha sido ampliamente utilizada para cazar animales tan diversos como chacales y jabalíes.

SU PERSONALIDAD

En cuanto a su personalidad, suelen llegar a ser bastante testarudos y excesivamente independientes, es un perro pequeño que carga la confianza de un gigante. Aun así, ¡les encanta socializar! Tienen una alta afinidad hacia los niños y por lo general buscan mucho cariño de su familia, además, casi siempre suelen ofrecer un buen carácter frente a otros perros. Normalmente es un mal perro guardián ya que probablemente saltaría de emoción al ver ingresar a un desconocido antes que pensar en atacar.

Una regla básica a tomar en cuenta, es que cuando tienes un beagle en casa necesitas poder aportar el tiempo suficiente para ejercitarlo y hacerlo jugar. Ellos tienen una cuota energética diaria mucho más alta que la media, en comparación con otras razas. Esto no significa que con sólo dejarlo solo en el jardín estará tranquilo, debido a que, de acuerdo a su raza, son perritos altamente sociables. Esto puede ocasionar que se aburran bastante rápido de la rutina por lo que un jardín, por más amplio que sea, sin compañía de otros, puede resultar aburrido y monótono, llevándolos a adoptar actitudes más destructivas y rebeldes. No es raro escuchar de algún guardián de perrito beagle que sufra con el jardín destrozado o con objetos como zapatos destruidos. Este suele ser el principal indicador de que necesitan mayor atención, mayor ejercicio, cambiar de ambientes (y olores) o un poco de cada una.

Recuerda que ellos están felices cuando pueden aprovechar del prodigioso olfato que les ofrece esa nariz beagle. Su olfato controla a su cerebro por lo que cuando siente un aroma que los llama y atrae, seguirán el rastro bloqueando todo lo demás a un segundo plano. En los paseos procura trabajar en enfatizar a que escuche y obedezca tus comandos, ya que pueden distraerse con mucha facilidad y hasta parecer “rebeldes”, cuando en realidad es su olfato quien ha tomado el control completo de su atención.

Otro rasgo bien común es que suelen ser perritos que tienden a ladrar bastante. Su ladrido es peculiar en comparación con el resto de ladridos de otras razas de perros. En sus épocas de cacería, estos ladridos eran entrenados para ser distintas señales cuando detectaban un rastro. Ahora en casa, son ladridos de amor por lo que tienes que estar preparado para acostumbrarte a escuchar esas melodías y, si se convierte en una situación problemática en tu entorno, procurar trabajar en educarlos desde cachorros para evitar el ladrido excesivo.

Al entrenar esta raza hay que tener mucha paciencia y hacerlo de manera creativa, ya que estarán dispuestos a probar todos los límites.

SUS RASGOS FÍSICOS

Los beagles tienen un pelaje de doble capa, lo que significa que tienen bastante resistencia a las épocas de frío. Esta condición también significa que es una raza que bota bastante pelaje a lo largo del año. Su época de muda es más notoria en primavera ya que en invierno su pelaje se vuelve más denso, pero tienden a cambiar constantemente a lo largo del año. El cepillarlos constantemente ayuda a disminuir esta muda. No necesitan ser bañados muy seguido, a no ser que tengan la tendencia de querer “mantenerse sucios”. No es anormal que busquen revolcarse en el lodo o en cualquier otro elemento oloroso que tengan a mano, esto es algo que les encanta, lo hacen porque su instinto cazador les lleva a impregnarse de distintos olores ajenos al suyo como para “camuflarse” con su ambiente y así pasar desapercibidos para sus presas. Es un tema instintivo.

Son además perritos que tienen una cabeza grande en relación al resto de su cuerpo, ésta suele venir acompañada de unos ojos color miel que nos capturan y enamoran a primera vista. Su peso ideal tiende a variar en un rango de 10 a 20 kg dependiendo fundamentalmente de su tamaño y sexo, existen ya muchas tallas de beagle. Para estar saludables, siempre deberían estar con un aspecto esbelto. Su tamaño es pequeño – mediano, el cual puede llegar hasta 38 cm de altura en machos y 33 cm en hembras. Tienen un tono muscular bastante marcado, esto caracteriza su agilidad y fuerza en tan pequeños cuerpos.

SU SALUD

El rango de vida de un beagle es de 12 a 15 años. Se los considera senior (tercera edad) a partir de los 7 años, en donde se pueden beneficiar mucho de alimentos enriquecidos con proteinas de alta calidad, antioxidantes y Omega 3. Algunas de las condiciones a las que están más predispuestos y por las cuales se debe tomar mucha atención como parte de su cuidado, son: obesidad, hipotiroidismo, displasia de cadera, luxación patelar, glaucoma, enanismo y epilepsia. Al contar con un par de orejas grandes, un cuidado de rutina debe ser el verificar el estado de sus oídos ya que en climas húmedos pueden acumular mucha cera.

ALIMENTACIÓN

Como lo mencionamos anteriormente, es una raza con una alta predisposición a engordar, fundamentalmente por su alta demanda energética. Así es, con toda esa demanda energética que poseen, sumada a ese olfato prodigioso que les permite deleitarse de los olores de su entorno y pareciera mantenerlos hambrientos, también tienen un estómago que pareciera que no tiene fondo a la hora de comer. Es por esta razón que es importante que a lo largo de su vida se cuide bastante la cantidad de alimento que vaya a ingerir, la cual debe estar estrechamente relacionada a su nivel de actividad física normal a la que esté expuesto.

Los beagles sin duda son unos perritos hermosos que llenan de alegría nuestros hogares. Si estás considerando tener uno en casa, no te arrepentirás siempre y cuando estés comprometido en satisfacer sus necesidades físicas y mentales, tanto particulares como las propias de su raza.

PALOMA MEDINA