fbpx

Cómo potenciar la alimentación de tu perrito

Está es una de las preguntas más frecuentes que recibo como veterinaria nutricionista, y quizá una de las más importantes. La verdad es que existen muchas formas en las que podemos potenciar la alimentación de nuestros perros sin la necesidad de cambiarles su dieta por completo. Aquí te dejamos algunos consejos de cómo puedes potenciar su dieta, independiente del tipo de alimento al que acostumbren:

1. Suplementarlos con Omega 3 y 6:
Estos son ácidos grasos esenciales que ayudan a controlar la inflamación del organismo, mantener su sistema inmune fuerte, cuidar la capa lipídica de sus células (necesaria para mantener un buen pelaje y una piel sana), entre otros beneficios que hablaremos con mayor profundidad en una siguiente nota.
El omega 3 es un aceite altamente oxidable, lo que significa que al entrar en contacto con el aire del ambiente y con la luz, va perdiendo sus propiedades nutricionales gradualmente al oxidarse. Para el caso de las croquetas, desde el momento que abrimos la bolsa de alimento y, sobre todo cuando cambiamos la comida a otro envase, éste alimento se va oxidando y degradando en el tiempo, pudiendo ocasionar que la composición de Omega 3 que contiene quede completamente anulada. Es por esta razón que consideramos importante su suplementación, especialmente en cachorros y perros senior, debido a que éstos tienen un requerimiento mayor de Omega 3. Las fuentes naturales de Omega 3 se encuentran en los pescados como las sardinas o anchovetas.

El omega 6, por otra parte, es muy importante para mantener un balance adecuado con el Omega 3, ya que ambos deben trabajar de forma equilibrada en el organismo por lo que la suplementación de ambos en su conjunto es necesaria. El Omega 6 normalmente viene en bajas cantidades en las croquetas y corre el mismo riesgo de oxidarse que el Omega 3, al permanecer por mucho tiempo a la intemperie sin ser consumido. Los perros que comen habitualmente una alimentación fresca y natural generalmente solo necesitan la suplementación de Omega 3 ya que su alimento en sí ya es rico en Omega 6, al encontrarse en abundancia en las carnes y grasas de origen animal.

Nota: Los perros sólo pueden convertir los ácidos grasos esenciales de origen animal y no así vegetal por lo que la chía o linaza no son fuentes biodisponibles para ellos. Estas fuentes son más útiles por la fibra que aportan en la dieta que por su contenido en Omega 3 y 6. Por esta razón, verifica que el suplemento que le des sea de origen animal.

2. Proveerles de Probióticos y Prebióticos:
Ambos son bacterias beneficiosas para mantener un balance adecuado de la flora intestinal, son importantes tanto para nosotros como para nuestros compañeros caninos. La microbiota intestinal ayuda desde la digestión de los alimentos hasta el mantenimiento de un sistema inmune fuerte. Los probióticos cumplen una función tan importante en el organismo que muchas veces nos olvidamos de nutrirlo de forma adecuada. Para este tema en particular haré una nota propia en donde profundizaremos sobre los probióticos y prebióticos.

Ahora bien, para potenciar su microbiota intestinal recomiendo incluir en su dieta tanto: prebióticos como probióticos.
– Los prebióticos son comúnmente obtenidos en frutas y verduras, como ser: la banana, la manzana, zanahoria, tomate, remolacha, entre los principales. Estos sirven como alimento para los microorganismos del intestino.
– Por otro lado, los probióticos ayudan a la proliferación de microorganismos benignos en el tracto intestinal. Estos están presentes en el yogurt natural o yogurt griego. Este debe de ser sin azúcar y cuanto más natural y artesanal de origen, mejor. Otra fuente importante de probióticos se encuentran en el kéfir (fermento). Mi favorito es el kéfir con leche de cabra por las propiedades que la leche de cabra les aporta. Los suplementos probióticos también son beneficiosos siempre y cuando sean específicos para caninos o felinos ya que ellos tienen una composición particular en su microbiota, distinta a la de los humanos. Es importante pensar en el uso de probióticos especialmente si tu perro tiene diarreas constantes o está en tratamiento con antibióticos.

3. Darles caldo de hueso:
Como su nombre lo dice, es un caldo de hueso concentrado (luego de haber removido toda la grasa). Es considerado como un súper alimento para perros ya que viene con un gran aporte de aminoácidos que quedan de la médula ósea como también una serie importante de minerales y vitaminas. Está es un buen aliado para perritos mañosos por su fuerte sabor, aportando en su microbiota, desintoxicación hepática, protección de las articulaciones (alto contenido de glucosamina y colágeno) y lo más importante, en la hidratación del organismo lo cual aporta al cuidado general de sus órganos.

4. Incluye comida real (ingredientes naturales y frescos):
¡Nuestro tema favorito! Dale comida real en el día a día de nuestros adulados. Siempre es beneficioso incluir una variedad de distintos alimentos naturales adecuados para ellos en su dieta para no sólo mantenerlos contentos psicológicamente sino que también para apoyar en reforzar su sistema inmune dándole una mayor variedad a su microbiota. El incluir comida fresca como carnes, vísceras, huesos carnosos o verduras le aporta humedad a su dieta además de un refuerzo de nutrientes que son fáciles de digerir y sobre todo saludables para ellos.

Una alimentación adecuada es la forma más efectiva de prevención en la salud de todo organismo. Mientras más te enfoques en potenciar la de tu familia perruna dándole lo mejor, estarás invirtiendo en su salud y les estás dando la oportunidad de que tenga una vida próspera y larga junto a tí.

Si te gustaría que te guiemos en cómo mejorar su alimentación, ¡contactanos! (78500672)

Dra. Paloma Medina Salas
#largavidaalperro