fbpx

¡A LA COCINA CON ALPHA: RECETA DE “CALDO DE HUESO”!

A pedido de nuestra comunidad, te comparto la siguiente nota en donde te enseñaré sobre los beneficios del caldo de hueso, así como su receta y método de preparación.

El caldo de huesos o, en inglés, “Bone Broth” es un caldo que contiene médula ósea  (de res, pollo o cerdo según sea el caso), cocinado por más de 6 horas (mientras más horas de cocción pasen, se logra extraer más nutrientes). En este proceso de cocción larga y lenta se logra extraer decenas de nutrientes muy beneficiosos para ellos, como por ejemplo: aminoácidos como la glicina, prolina, arginina, elementos como colágeno, glucosamina, condroitina y minerales como potasio y magnesio. Muchos de estos nutrientes no pueden obtenerse fácilmente de otros alimentos, especialmente de los ultraprocesados, comúnmente referidos como “croquetas”. 

Lo especial del caldo de huesos es que puede usarse como un excelente complemento para la dieta de tu perrito saludable en cualquier etapa de su vida y, además, es de gran ayuda para ayudarles a sobrellevar ciertas dolencias o condiciones en su salud, como dolores articulares, deshidratación, diarrea, malestar estomacal y alergias; incluso sirve mucho como fuente de hidratación para perros con casos de urolitiasis o problemas urinarios.

¿Cuáles son sus beneficios? 

  • Excelente para las articulaciones e inflamaciones internas:

Apoya a reducir las inflamaciones en el organismo, gracias a su composición en aminoácidos como la arginina, glicina y prolina y, especialmente, por la cantidad de glucosamina y condroitina que se logra extraer en dicho caldo.

  •  Promueve un intestino saludable:

Facilita la digestión, pues atrae jugos gástricos del estómago, lo que ayuda a descomponer los alimentos, razón por la cual suele ser un elemento muy utilizado en perros con gastritis recurrente. Adicionalmente, es un caldo muy utilizado para tratar enfermedades digestivas al combatir el desequilibrio de microorganismos y reducir el síndrome del intestino permeable.

  •  Ayuda a desintoxicar el hígado y aliviar sindrome de intestino permeable 

Primero el caldo de huesos es rico en un aminoácido llamado Glicina. La glicina, entre sus funciones principales, está el desintoxicar el hígado, si bien no reemplaza a un tratamiento puede apoyar su funcionalidad.Para un perrito con hígado graso o cirrosis crónica se debe evaluar con el veterinario antes de administrarlo. Por otro lado la gelatina que contiene crea una capa en el tracto intestinal cubriendo barreras que puedan estar rotas por inflamación o lesiones intestinales por lo que es útil cuando tienen problemas gastrointestinales.

  • Permite un pelaje brilloso y fuerte

Aporta en colágeno, gelatina y prolina, aminoácido que favorece la formación de colágeno por lo que contribuye a mantener la piel, el cabello y las uñas sanas.

La clave para obtener todos los beneficios que trae el caldo de huesos es hacerlo de la forma correcta, cuidando cada paso. Es un proceso moroso pero que puedes hacerlo una vez y tener un stock almacenado durante varias semanas hasta meses por lo que el esfuerzo definitivamente lo vale. También hay ciertos lugares que lo venden ya listo. Aquí te dejo una receta ya testeada que te deja 2 litros de caldo de hueso.

Ingredientes

– 2 kg. huesos con médula (es un tipo de hueso, conocido como “hueso rojo” en supermercados). ALTERNATIVAS: 2 kg piernas de pollo, patas de pollo u osobuco de vacuno o de cerdo. 

– 1 kg  de costillas, de vacuno o de cerdo, o carcasa de pollo

– ½ taza de vinagre de manzana, 

– 4 lts. de agua filtrada

Preparación

1.- Coloca los huesos al horno a fuego medio durante 15 minutos. Esta primera parte del proceso permite cocinar los huesos por 8 horas en lugar de 24. Luego, al sacarlos del horno, puedes remover el excedente de carne de los huesos y guardarla para tu mascota como una merienda. La grasa, deséchala.

2.- Coloca los huesos en una olla grande y agrega el agua al nivel de que cubra los huesos unos 6 centímetros por encima de ellos. Para evitar derrames de agua, debes dar un margen de al menos 3 centímetros hasta el borde de la olla, ya que al hervir el agua sube por su proceso de evaporación.

3. – Agrega media taza de vinagre de manzana y deja reposar la mezcla durante 20 minutos para que el vinagre pueda sacar los minerales de los huesos.

4.- Reduce la cocción a fuego lento, tapar y cocinar por 6 a 8 horas. Si no te sientes cómodo dejando la olla a fuego lento durante la noche, puedes apagar el fuego y dejar reposando durante la noche, para luego encenderlo nuevamente en la mañana y continuar con la cocción a fuego lento durante el siguiente día. La meta es hervir lento hasta que se consuma más de la mitad. Si tienes olla a presión, el proceso de hervido se reduce a 4 horas.

5.- OPCIONAL (RECOMENDADO): Durante los últimos 10 minutos de cocción, arroje un puñado de perejil fresco para añadirle sabor y para aportar minerales extra.

6.- Colar todos los residuos sólidos y desechar el hueso debe. MUY IMPORTANTE NO DÁRSELO A LA MASCOTA.

7.- Refrigerar el caldo por un par de horas

8.- Luego de unas horas en el refrigerador verás una capa de grasa en la superficie. Debes sacar esta capa con una cuchara y desecharla.

El caldo resultante después de refrigerarlo por varias horas debe verse gelatinoso. Si no se ve así, la próxima vez que lo prepares puedes agregar más vinagre de manzana en la etapa 3 de la preparación, añadir más hueso con médula y cocerlo por más tiempo.

Te recomiendo que prepares el caldo así tal cual, sin verduras, ya que al congelarlo cambia el sabor. Si quieres agregar más sabor, lo que puedes hacer es congelarlo en porciones para 4 a 5 días. Se lo puedes dar cuando está enfermo o, incluso en caso de que sea mañoso, para potenciar el sabor de sus comidas. 

Almacenamiento

Opción #1: EN REFRIGERADOR:  dura 3 a 4 días, no más que eso ya que al ser taaaaan condensado de nutrientes, es un caldo de cultivo perfecto para bacterias patógenas.Opción #2 (IDEAL): En CONGELADOR: En el entendido de que no vas a darle dos litros de caldo a tu perro en cuatro días, te recomiendo congelar en varios pocillos pequeños tuppers con tapa o, aún más práctico, congelarlo en cubeteras de hielo para poder porcionarlos día a día.

Administración

El caldo de huesos es un alimento, no un fármaco, por lo que no necesitas ser muy estricto con la cantidad de administrar, solo asegúrate de haber retirado toda la grasa a lo largo de todo el proceso de preparación. De todas formas, a modo de referencia le puedes dar una cucharada sopera por cada 10 kg. de peso del animal al día. Esto lo puedes agregar directamente sobre su alimento, o si lo congelaste en cubitos lo dejas descongelar y luego viertes dicho caldo, ahora en estado líquido, sobre su ración. Igual puedes cocerlo un tanto más, agregando verduras para incrementar su sabor. Ojo, el caldo de hueso NO es una fuente de calcio por lo que sí tiene una dieta casera o natural requiere de una fuente de calcio.

¡¡Bon Appetit, A disfrutar se dijo!!

Dra. Paloma Medina Salas
MÉDICO VETERINARIO NUTRICIONISTA
ALPHA – ALIMENTO EVOLUTIVO CANINO